Monchy Fadul se doblega a los intereses de propietarios de bares y centros de diversión

0
168

Diario Digital Dominicano, por Roxanna Valerio, 16 diciembre del 2018, Santo Domingo DN.-El Ministro de Interior y Policía, José Ramón (Monchy) Fadul hizo caso omiso y mostró una actitud indiferente ante las críticas y reclamos de instituciones medicas, eclesiásticas y de la vida civil por quitar la restricción a la venta de bebidas alcohólicas desde el 1 de diciembre hasta el 7 de enero del próximo año.

El ministro Fadul dijo en una nota de prensa colgada en el portal digital del Ministerio de Interior y Policía que ¨esta disposición, es fruto del consenso a que se arribara luego de un proceso de consultas, encuentros y concientización con representantes de bares, discotecas y restaurantes que, por lo general, registran mayores demandas en periodos navideños en todo el país¨, lo cual ha sido considerado como una sumisión y doblegarse a la voluntad de un grupo de empresarios en detrimento de la tranquilidad de la mayoría de la población dominicana.

El primero en pronunciarse fue el director nacional de la Pastoral de Salud de la Iglesia Católica, Monseñor Jesús Castro Marte, había expresado que “el espíritu de la restricción respecto del horario de expendio de bebidas alcohólicas en el país fortalece la seguridad ciudadana y disminuye las muertes”.

Dijo además que “esta restricción tiene varios propósitos, todos ellos nobles, encaminados a fortalecer la protección y la seguridad ciudadana”, sostuvo monseñor.

“Son muchas las razones que pudiéramos seguir esbozando del beneficio de esa medida, por lo que resulta a todas luces descabellado, insensato, irresponsable e inoportuna que un momento de encuentro familiar y reflexión del nacimiento del niño Jesús, estemos con esa odiosa medida haciendo todo lo contrario ,enlutando a la nación”, reflexionó el obispo.

Mientras que el director de Asuntos Públicos para el Área del Caribe de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el señor Rafael G. Gutiérrez, dejó claro que “al observar la medida de liberar el expendio y consumo, tanto público como privado de bebidas alcohólicas durante el período navideño” no puede tener otra razón que la de promover un propósito comercial.

Dijo que “ a pesar de que una minoría de comerciantes y propietarios de lugares de expendio de bebidas alcohólicas y otros entretenimientos asociados con el consumo de alcohol se beneficiarán de esta medida, sería a la vez justo preguntarse si los beneficios generados justifican las pérdidas humanas, las tragedias familiares y el drama que esto representa justifica los medios” .

En representación de la Iglesia hizo un ¨llamado a las autoridades para que ponderen con más detenimiento la medida y sus efectos, especialmente porque estudios registran que el mes del año con la mayor cantidad de muertes por accidentes de tránsito asociados con el consumo de alcohol es el mes de diciembre¨.

Por otro lado, el Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (CODUE) expresó que “en República Dominicana los siniestros de tránsito constituyen la segunda causa de muerte. Por eso vemos contraproducente que el Ministerio de Interior y Policía libere los horarios para la venta y consumo de alcohol durante las navidades”, indicó el presidente de la entidad, Fidel Lorenzo.

Señaló que debería haber más coherencia entre las medidas que adopta Interior y Policía, y los esfuerzos que realiza el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre y el Ministerio de Salud Pública para reducir la ocurrencia de estos sucesos.

El presidente del Colegio Médico Santiago, el Dr. Luis Faringthon, dijo “es una medida populista porque la reglamentación establece la hora hasta la cual se debe vender bebidas alcohólicas y no debe existir ningún periodo exento de cumplir esa medida.

Consideró que debió dejarse todo igual, pues eso evita los accidentes de tránsito, que se sobrecarguen los hospitales y porque la gente aprovecha esos momentos para hacer algunas actividades fuera de la norma. Esa medida solamente le conviene a los negocios de expendio de bebidas alcohólicas.

Mientras que el presidente de la Sociedad Dominicana de Ortopedia y Traumatología, el Dr. Julio Landrón, manifestó que ¨la liberación de la venta de bebidas alcohólicas por parte de las autoridades gubernamentales es un absurdo, además de una medida de corte populista, porque precisamente es durante las festividades navideñas que se producen más muertes debido a accidentes de tránsito¨.

Dijo que en vez de esa medida, lo que se debió fue radicalizar las medidas y la aplicación de la ley para evitar que se sigan produciendo muertes en las calles y carreteras.

Por su lado, la presidente de la Sociedad Dominicana de Cardiología, la Dra. Claudia Almonte, advirtió que es una medida irresponsable del ministro de Interior y Policía, en vista de los efectos negativos del exceso de alcohol, que aunado a emociones alta, ingesta de alimentos con grasa y carbohidratos incrementan la aparición y complicaciones de eventos cardiovasculares. Sin dejar de lado los accidentes de vehículos en la carretera.

El director general de la Policía Nacional, mayor general Ney Aldrin Bautista Almonte criticó que la extensión del horario de venta de bebidas alcohólicas afecta la operatividad de esa institución, pues hace más complicado para su personal cuando las personas amanecen en las calles, a diferencia del resto del año.

“Nosotros tenemos operativos establecidos hasta las 2:00 de la madrugada y de jueves a lunes hasta las 4:00 de la madrugada. Ahora yo no puedo retirar ese personal, tengo que amanecer”, dijo el director policial.

Sostuvo que esa medida además es aprovechada por muchos para hacer desordenes a cualquier hora, principalmente contaminación sónica, la cual erróneamente entienden que no tiene restricciones.

La Iglesia Católica de Santiago a través de un editorial en el semanario Camino, consideró desconcertante ver como las autoridades han liberalizado el horario de ventas de bebidas alcohólicas durante el período navideño, porque muchos de los accidentes de tránsito aumentan porque choferes y conductores que manejan embriagados, provocan tragedias.

Asimismo señaló que es más preocupante la situación al final del año, donde hay personas irresponsables que piensan y actúan como si tuvieran licencia para matar.

Igualmente, reaccionó alarmada por las estadísticas negativas que afirmar que cerca de 3 mil 500 personas mueren a causa de los accidentes de tránsito y 28 mil quedan lesionadas cada año. Los datos son dolorosos, porque cientos de familias guardarán para siempre la tristeza profunda al ver partir a sus seres queridos inesperadamente.

Manifestó que en el país todavía no se ha logrado crear una cultura de respeto a las leyes de tránsito y “no hemos aprendido de otras naciones cercanas en donde la educación vial es materia de primer orden, comenzando en los primeros años de la escuela, logrando que transitar por sus calles no sea el camino más corto para terminar en un cementerio¨.

El mes pasado más de 30 instituciones solicitaron del ministro Monchy Fadul derogar la resolución que favorece al comercio de ventas de alcohol y deja desprotegida a la población en general que busca en la época navideña momentos para disfrutar en paz y tranquilidad junto a sus familias, sin que se vean afectados por el desorden y los accidentes de tránsito que se incrementan en esta temporada de diciembre.