EE.UU. no reconoce toma de posesión de Maduro: Llama a formar un “nuevo gobierno” en Venezuela

0
81

Diario Digital Dominicano, por Roxanna Valerio, 12 enero del 2019, Washington.-Estados Unidos ha reafirmado este viernes que no reconoce la controvertida toma de posesión de Nicolás Maduro para un segundo periodo como presidente de Venezuela, celebrada el jueves, a quien ha tildado de “dictador”.

“Estados Unidos no reconoce la toma de posesión ilegítima del dictador Nicolás Maduro. Su ‘elección’ en mayo de 2018 fue vista internacionalmente como ni libre ni justa ni creíble”, ha expresado el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, en un comunicado.

En su nota, Bolton argumenta que la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, apoya a la Asamblea Nacional de Venezuela, que considera la única institución “debidamente elegida por el pueblo venezolano”.

Por otro lado, Bolton ha advertido que el Ejecutivo de Donald Trump continuará usando “todo el peso del poder económico y diplomático de Estados Unidos para presionar por el restablecimiento de una democracia venezolana que revierta la actual crisis constitucional”.

El Gobierno de Trump ha elevado la presión sobre Caracas con sucesivas sanciones económicas a altos cargos del Ejecutivo de Maduro, incluida la primera dama, Cilia Flores, y a varios ministros, a los que se acusa de represión y abusos a los derechos humanos.

Maduro dice que seguirá ejerciendo sus funciones

Este viernes también Maduro desestimaba las acciones adoptadas por la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) para desalojarlo del poder, y aseguraba que continuará ejerciendo sus funciones al frente de la Presidencia, pese al desconocimiento de buena parte de la comunidad internacional.

“Allá ellos con su show, su juego y su burla, porque se burlan de su propia gente, acá nosotros con nuestro trabajo, tenemos mucho trabajo por hacer (y) yo seguiré cumpliendo mis funciones para las que ustedes me eligieron, con firmeza, con valentía”, dijo Maduro a periodistas en el Palacio de Miraflores, sede del Ejecutivo.

Parlamento pide ayuda de la comunidad internacional

Este viernes el Parlamento, que controla la oposición, organizó una reunión abierta en la que su jefe, Juan Guaidó, pidió ayuda militar, civil y de la comunidad internacional para tomar el mando “usurpado” en Venezuela por Maduro.

“Debe ser el pueblo de Venezuela, las Fuerzas Armadas, la comunidad internacional (lo) que nos lleve a asumir claramente el mandato que no vamos a escurrir, que vamos a ejercer”, dijo el diputado ante un millar de personas que se concentraron en el este de Caracas para denunciar la “ilegitimidad” de Maduro.

Guaidó dijo que la Cámara se apegará a la Constitución venezolana y, en este sentido, asumirá “las competencias de la encargaduría de una Presidencia de la república”, aunque admitió que el mero decreto no será suficiente para sacar del poder a Maduro.

Pero Maduro insistió en que estas acciones constituyen un intento de desestabilizar a su nuevo Gobierno, y que son adelantadas por “el mismo grupo que dirigió las guarimbas”, en referencia a las protestas violentas que sacudieron el país durante 2017, y que se saldaron con más de 100 muertos.

“Mientras nosotros estamos trabajando todo el tiempo, como estamos trabajando, hay mentes locas, mentes improvisadas, mentes inmaduras que están a la cabeza de la oposición, viendo a ver que inventan, desesperados”, añadió.

En ese sentido, señaló que “la mejor vacuna frente a las mentes inmaduras y alocadas es el pueblo movilizado” y el Gobierno “trabajando”, como dijo que ha estado haciendo su nueva Administración desde el jueves.

Venezuela vive una profunda y prolongada crisis económica, con una hiperinflación superior al 1.000.000% anual y escasez de alimentos y medicinas, que ha forzado la salida de 2,5 millones de personas del país hacia EE.UU. y otras naciones.

Estados Unidos llama a formar un “nuevo gobierno” en Venezuela

Washington.- Estados Unidos dio este sábado un paso más en sus críticas hacia el presidente venezolano, Nicolás Maduro, al pedir la formación de un nuevo gobierno.

“El pueblo de Venezuela se merece vivir libremente en una sociedad democrática gobernada por un Estado de derecho”, indicó en un comunicado un portavoz de la diplomacia estadounidense, Robert Palladino.

“Es hora de iniciar una transición ordenada hacia un nuevo gobierno”, añadió. “Apoyamos el llamamiento de la Asamblea Nacional (Parlamento) a todos los venezolanos para trabajar juntos, de forma pacífica, en la restauración de un gobierno constitucional y en la construcción de un futuro mejor”.

Maduro, reelegido el 20 de mayo en unos comicios en los que no participó la oposición, comenzó el jueves un segundo mandato de seis años, cuya legitimidad no reconoce gran parte de la comunidad internacional ni la Asamblea Nacional.

Esta última, la única institución controlada por la oposición en Venezuela, convocó el viernes una movilización el 23 de enero a favor de un “gobierno de transición”.

El jefe de la diplomacia estadunidense, Mike Pompeo, aseguró desde Abu Dabi, donde está de visita, que los acontecimientos en Venezuela eran “increíblemente importantes”.

“El régimen de Maduro es ilegítimo”, dijo a los periodistas que lo acompañan en su gira por Oriente Medio. “Estados Unidos sigue haciendo lo que hace desde hace dos años: trabajar con diligencia para restablecer una verdadera democracia en ese país”.

El pasado jueves, el consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, había asegurado que Estados Unidos no reconocería la legitimidad de Maduro. “Seguiremos aumentando la presión sobre este régimen corrupto, apoyando a la Asamblea Nacional democrática y llamando a la libertad y a la democracia en Venezuela”, tuiteó.

Estados Unidos considera el Parlamento como “el único órgano legítimo del poder, debidamente elegido por el pueblo venezolano”, indicó Bolton.

Durante una sesión extraordinaria sobre la situación en Venezuela, la Organización de los Estados Americanos (OEA) declaró “ilegítimo” el gobierno de Maduro y pidió nuevas elecciones presidenciales “con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y legítimo”.