Percepción, situación actual y preferencia electoral en RD

0
86

Diario Digital Dominicano, por Manuel Antonio Cabrera, 19 de febrero 2019, Santo Domingo DN.-El 66% confirma con toda seguridad su participación en las elecciones de 2020, mientras que solo el 3% afirma lo
contrario, que no votará. A nivel desagregado por territorios, el Sur y el
Este son las regiones con proporciones más altas de movilización electoral (73% y 70,5%), mientras que en el Distrito Nacional este registro no llega a 56%.

En relación con la simpatía hacia los partidos, el PLD es el que más porcentaje acumula (55%), seguido del PRM (32%). Del resto de partidos, el PRD y el PLD, en el caso de tener elecciones hoy mismo.

Al presentarse escenarios electorales, Fernández también se muestra como ganador con una intención de voto de entre el 47% y 49%, frente a un escenario hipotético con Abinader como contrincante directo (38%), o Hipólito Mejía (27%).

Percepción sobre Gobierno En relación con el Presidente Medina hay más ciudadanos que aprueban su gestión (53% frente a 45%). El logro mejor valorado por los ciudadanos es el de la educación y la aplicación del 4%, con casi un 60%.

Entre los fracasos destacan principalmente aspectos vinculados a la corrupción (corrupción gubernamental: 20%; productividad de los
funcionarios: 14%; Impunidad corruptos: 8%), el costo de la canasta básica (14%) y el aumento de la inseguridad ciudadana (13%).

Sin embargo, la esperanza de los ciudadanos en relación con la capacidad del presidente Medina para acabar con los problemas que aun consideran de importancia durante su mandato disminuye: un 55% reconoce tener poca o ninguna, frente al 42% que declara tener mucha o alguna.

En relación con la posibilidad de presentarse como candidato a la reelección, el 77% de los dominicanos afirma que la constitución no lo permite presentarse, y el 69% no está de acuerdo con la modificación
constitucional para poder habilitarle.

Percepción General Se observa cierto pesimismo entre los ciudadanos dominicanos; un 66% declara que el país va en la dirección equivocada, aproximadamente el doble de los optimistas. Este patrón se registra con más intensidad en el Distrito Nacional, en la provincia de Santo Domingo y en el Este, donde los valores superan el 70%.

La insatisfacción con el estado de la economía, tanto a nivel local como nacional, como con la marcha de los asuntos generales al nivel local es visible, aunque no de forma extremadamente acusada: solo en el caso de la
marcha de la economía a nivel general el porcentaje de insatisfechos supera por muy poco el 60%.

Llama la atención que el tema más mencionado como preocupación principal del país es la corrupción (27%), seguido del desempleo (21%) y del problema de la inseguridad (10%). Esta proporción se modifica en términos de relevancia cuando se trata de la misma cuestión, pero a nivel de sector, barrio o localidad, donde la primera preocupación es el desempleo (17%), seguido de la inseguridad (11%), la corrupción (11%) y el costo del nivel de vida (10%).

En cuanto a la esperanza de mejora en relación con la economía el porcentaje de los que tiene algo o mucha esperanza es superior a los que tienen poca o ninguna, 55% frente a 44%. Proporción similar si se pregunta por la esperanza en relación con los problemas generales, 54% frente a 44%.

El nivel de militancia en asociaciones es relativamente bajo, 10%, siendo las relacionadas con la cultura las más visibles (30%), seguidas de las deportivas (29%), vecinales (22%) y religiosas (19%).

La credibilidad institucional presenta a la Iglesia como la más valorada con casi un 23%. Le sigue la prensa (11%), la Junta Central Electoral (9%), la Vicepresidencia de la República, la Policía Nacional, el Congreso y la Suprema Corte de Justicia, estas últimas cuatro con valores de entre el 5% y el 6%.
Ficha técnica 

1226 entrevistas personales en domicilios.
Muestreo por cuotas (género y territorios).

El Centro Iberoamericano de Gobernabilidad, Políticas y Administración Pública constituido en alianza de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y la Unión Iberoamericana de Municipalistas (UIM) es una iniciativa, organizada en colaboración con instituciones públicas y privadas comprometidas con los objetivos que se persiguen, dirigida, por
un lado, a ofrecer un marco de formación continuada a cuadros superiores y responsables políticos de las entidades locales iberoamericanas en las diversas zonas de dicha región, en España y Portugal y, por otro lado, ofrecer asistencias técnicas y trabajos de consultoría en la región en asuntos de estrategia, electorales o de planificación técnica.