Diario Digital Dominicano, por Andres Rodriguez, 13 de abril 2020, Nueva York .-El estado de Nueva York superó las 10.000 muertes por el coronavirus después de que en el último día fallecieran 671 personas, indicó el gobernador Andrew Cuomo, lo que marca un descenso de la cifra diaria de víctimas fatales.

El total de contagios llegó a 195.031 en el estado, que es, por lejos, el más golpeado por la pandemia de Estados Unidos. El gobernador también dijo que la propagación del coronavirus se ha ralentizado en Nueva York, donde en total han muerto 10.056 personas.

En su conferencia, Cuomo comparó esta cifra con las 2.753 víctimas mortales causadas por los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra las torres gemelas y aseguró no obstante que los muertos en las últimas 24 horas (671) han registrado un descenso respecto a los días anteriores.

“Lo peor ya pasó. Creo que ahora podemos comenzar el camino hacia la normalidad”, dijo Cuomo a los periodistas, en una declaración que rompe con la cautela mantenida en las últimas semanas. No obstante, se negó a adelantar cuándo se revocarán las medidas de aislamiento social, aunque sí ha subrayado que “no será como apagar y encender un interruptor”, sino que será algo progresivo.

El jefe estatal destacó que las hospitalizaciones del último día se ubicaron por debajo de las 2.000 por primera vez desde fines de marzo, lejos del pico de 4.300 del sábado 4. “La curva empieza a aplanarse”, y aunque las cifras siguen siendo altas, por lo que “parece que estamos en una meseta”, consideró.
Cuomo también expresó su preocupación ante la posibilidad de que el coronavirus se extienda desde la ciudad de Nueva York hacia los suburbios. “Esto es como mirar un incendio que avanza por la hierba seca con fuertes vientos”, comparó.

Con un mensaje de optimismo, renovó el pedido de cumplir las recomendaciones. “Si nos confinamos, si tomamos precauciones, podemos controlar la propagación. Nos podemos sentir bien por eso”..

Nueva York es el epicentro del coronavirus en Estados Unidos, que este fin de semana se ha convertido en el país más castigado por la pandemia, tanto en el número de casos, cerca de 560.000, como de muertos, más de 22.000.