La Ingratitud, parte de la miseria humana de muchos ciudadanos

0
140

Diario Digital Dominicano, por Rafael Fernandez, 28 de julio 2020, Santo Domingo DN.-Siempre, he estado al tanto de las cosas que se mueven en política, como en la vida diaria social y en los círculos reducidos de este país.

Pero, además, he visto como individuos, que tan solo por injusticia, o simples ideas encontradas que tengan con usted, pues le dan, con toda la fuerza usando el manto de la indiferencia y la intolerancia mas macabra que haya habido.

La intolerancia, es hija meritísima de las faltas de tacto, de la conciencia y de la indiferencia más insignificante que existe.

Pero, la madre de todos los males en los diferentes escenarios habido y por haber, en esta sociedad corrompida, es la ingratitud.

Cuando esta, la ingratitud se asoma a su puerta, pues usted la ve revestida de todos los males y acompañada de la mala fe que ls envuelve completamente muy bien revestida esta de todo el odio, el rencor, la maledicencia, el abuso, los malos augurios y hasta los deseos más perversos de su lado.

Ser ingrato, es ser malo, intrigante, abusivo, perverso y hasta desconocedor de la realidad de los demás.

Quienes profesan la ingratitud en su vida, nunca estarán libre de rencor ni de odio.

En cambio la tolerancia es sabiduría, apertura, oportunidad, gracia, amor por el prójimo, receptividad y esperanza. RF