La Declaración de la Paz, Cese de Guerras y derechos humanos

Por Diario Digital Dominicano
Compartir

Diario Digital Dominicano, por ROMMEL SANTOS DIAZ, 30 noviembre 2022, Santo Domingo, DN, República Dominicana.-Los principios fundamentales de la Declaración de Paz y Cese de Guerras consisten en en
reconocer que todo miembro de la familia humana desfruta de la dignidad humana y de
derechos iguales e inalienables, y que estos derechos representan un principio necesario para
la preservación de la libertad, la justicia y la paz en todo el mundo.

La Declaración de Paz y Cese de Guerras reafirma la fe en los derechos humanos, en la
dignidad y el valor del ser humano, en la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, en la
promoción del progreso social y la mejoría de los estándares de vida para la gente y las futuras
generaciones, y la necesidad de facilitar la coexistencia pacífica entre las religiones, las
creencias y las etnias del mundo.

Para el contexto de América Latina y el Caribe es importante destacar que la Declaración de la
Paz y Cese de Guerras reconoce que el principio de la igualad de derechos y la libre
determinación de las personas constituye una contribución significativa al derecho
internacional contemporáneo, y que su aplicación efectiva en los países de la región es de
primordial interés para Cultura Celestial, Paz Mundial, Restauración de la Luz (HWPL).

En la Declaración de la Paz y Cese de Guerras se establece como una cuestión de principio
general que las condiciones bajo las que la justicia de operar de prevalecer el respeto a las
obligaciones derivadas del derecho internacional, de conformidad con un espíritu común en
el plano religioso a todas las religiones y a las reglas del derecho internacional , incluidos los
derechos fundamentales garantizados; a proceder con la acusación y la sanción de actos de
violencia graves y sistemáticos

El objetivo fundamental de Cultura Celestial, Paz Mundial, Restauración de la Luaz (HWPL) es
lograr que los Estamos miembros de la Organización de las Naciones Unidas se aboquen a
adoptar la Declaración de la Paz y Cese de Guerras y que la misma sea respetada por todos
los Estados del mundo.

Los Estados en sus relaciones internacionales deben abstenerse de hacer uso de la amenaza o
de la fuerza militar contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier
Estado, o de cualquier otra forma incompatible con los propósitos de la Carta de las Naciones
Unidas o el derecho internacional general.

En la Declaración de la Paz y Cese de Guerras (DPCW) los Estados deben asegurarse de que las
armas de destrucción masiva, capaces de causar sufrimiento general e innecesarios, y armas
incompatibles con el derecho internacional humanitario, desmanteladas o destruidas. En ese
orden todas estas medidas de destrucción y desarmes deben servir para propósitos
beneficiosos para la humanidad.

Otra cuestión de principios de la Declaración de la Paz y Cese de Guerras (DPCW), consiste en
que los Estados deben tener en cuenta la igualdad soberana, y procurar consultar a todos los
demás Estados sobre la base del respeto reciproco en relación a temas que le puedan

concernir para resolver y evitar disputas que puedan surgir observando los derechos
humanos y la dignidad humana.

Finalmente, la Declaración de la Paz y Cese de Guerras es un documento inspirador para los
Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas unirse para fortalecer los
esfuerzos internacionales para fomentar un dialogo mundial en busca de una cultura de la
tolerancia y de paz a todos los niveles, basado en el respeto a los derechos humanos y la
diversidad de creencias religiosas.

rommelsantosdiaz@gmail.com


Compartir

Contenido relacionado