Figuras ambivalentes, triviales y hasta ingratas

0
382

Diario Digital Dominicano, por Rafael Fernández, 22 de agosto 2020, Santo Domingo DN.-Decían los que me anteceden por la edad y las ciencias políticas, que les llamo mis conciudadanos e intelectuales de fuste.

«Que la política se nutre de realidades y que la misma ocupa las mentes mas preclaras del parnaso político dominicano».

Pero, además, decían estos viejos dinosaurios políticos «que en política lo que no se ve es más importante que lo que se ve».

Realmente estos intelectuales de la política, tenian mucha razon al pensar cosas tan interesantes como las que paso a desglosar más adelante de forma sintética y lacónica.

Muchos fueron los individuos que lucharon para que el otrora alcalde del SDO, ingeniero Francisco Peña, permaneciera más alla del 2020, en la cosa publica.

Pero, además, esos mismos individuos duraron más de 18, años chupando del presupuesto nacional a través de la alcaldía del SDO, con la anuencia del salvador y alcalde Francisco Peña.

La defensa de este señor y la defensa del licenciado Danilo Medina Sánchez, otrora Presidente de la República, era incansable la promoción de estos amigos del PRD, a favor de sus patrones.

Es notorio ver que las ratas al ver que el barco se hunde, pues de inmediato toman la decisión de saltar del barco para buscar su salvación y vivir mejor.

Saltar del barco, significa a groso modo, apoderarse de otro patrón y continuar luchando con otros políticos con más posibilidades de conservar su apego al puesto y recibir su partida del presupuesto municipal descaradamente.

Coño, da mucha pena, morder las manos que te dan de comer, desgraciadamente si el nuevo amo no le importo que muchos de esos fieles a Francisco Peña, hoy digan que este ultimo era muy malo y un desgraciado y se declaren enemigos para congraciarse de forma fantástica con el actual amo visible de la alcaldía del SDO.

Da pena, y gana de llorar que hoy en dia, todos esos que se fueron del lado de Francisco Peña, no hayan podido conservar el puesto que les tenía su líder Peña y que hoy hayan sido expulsados sin contemplación por las nuevas autoridades edilicias.

Hoy se sientan en el muro de las lamentaciones a llorar lagrimas de cocodrilo y sin ningún político que les tiendan las manos a sus llamados sin ruidos.

Quienes no están de acuerdo con la verdad científica, no tienen la visión necesaria para saber porque vivimos y para que vivimos.

Hasta la próxima entrega con más del tema. RF