Diario Digital Dominicano, por Iván Almánzar, 21 de agosto 2020, Santo Domingo DN.- Este viernes el contraalmirante José Manuel Cabrera Ulloa asumió sus funciones al frente de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), donde fue designado por el presidente de la República, Luis Abinader, mediante el decreto 360-20.

Cabrera Ulloa sustituye en el puesto al vicealmirante Félix Alburquerque Compres, quien durante el acto de traspaso de mando agradeció a todos los miembros e involucrados en el trabajo en equipo que permitió la consecución de las acciones contra el narcotráfico y el crimen organizado transnacional.

De igual forma agradeció a las agencias internacionales, a los gobiernos de EEUU, Francia, Italia, Alemania, Holanda Bélgica y otros países de la Unión Europea, y de manera especial a la embajadora de los Estados Unidos, Robin Bernstein, por el apoyo ofrecido tanto a la DNCD como a su persona.

En su discurso, el vicealmirante Alburquerque felicitó al presidente Abinader Corona, por el nombramiento de Cabrera Ulloa, de quien se refirió como un oficial de las dimensión moral, espiritual, honestidad, sencillez y sobre todo disciplina, quien sin duda alguna “sabrá surcar los mares tempestuosos y vientos huracanados que se presentan mientras timonea el navío llamado DNCD”, y le deseó éxito en el cumplimiento de sus funciones.

En tanto que el contralmirante José Manuel Cabrera Ulloa agradeció a Dios y al presidente de la República por distinguirlo con el nombramiento como presidente de la DNCD, reto que dijo asume con toda humildad, pero con el convencimiento de actuar de manera enérgica contra el flagelo de las drogas, respetando siempre el debido proceso y los derechos humanos.

El contralmirante se refirió a la DNCD como una institución compleja pero también, responsable de contribuir con la tranquilidad y la seguridad de la sociedad dominicana, función que prometió, ejercerá con respeto y valoración de sus miembros.

“Espero que Dios siempre me guíe para que me permita no cambiar, ni ante mis superiores, ni ante mis subalternos, y yo les aseguro que en mí no van a tener un jefe, van a tener un compañero que tiene la misión de administrar los recursos tanto materiales como humanos para desarrollar una tarea tan difícil pero que contribuye al bienestar y a la salud de nuestra sociedad”, expresó Cabrera Ulloa.