Diario Digital Dominicano, por Rafael Fernández, 25 de marzo 2020, Santo Domingo DN.-El COVI-19, es una pandemia que no respeta sexo, color, pobreza, ni riqueza, raza y mucho menos abolengo familiar.

Este nuevo orden sanitario puesto a nivel mundial, nos ha permitido convertirnos en «misántropo», pero de forma involuntaria, sin importar familia ni naciones.

No importa que usted este amasando la fortuna mas rimbombante del sistema, más escandalosa o que tengan 20 o 30 cuentas repletas de dinero, no importa el apellido que usted profese, solo es importante crear conciencia y convertirse en «misántropo», de forma rigurosa y, así podemos contribuir a que el Virus pare de inmediato y pueda ser erradicado del ambiente.

Lo importante es llamar a todos nuestros conciudadanos a la conciencia, deponer la actitud promiscua de muchos con la fantástica idea de querer irse a divagar a las calles a tomar fotos, a grabar a los más desposeídos, para luego vaciarlo por las redes sociales como burla y cura indeseable.

Debemos poner punto final a las burlas, debemos soltar las calles, no nos hagamos los graciosos frente a los menos pudientes.

El dominicano tiene la mala costumbre de escuchar un sonido o de ver un tumulto y de inmediato sale corriendo a ver que sucedió, ahora, eso debe ser obviado de forma consciente y generalizado porque podemos ser contaminados del COVI-19, por querer ser protagonista de primer orden.

He notado que muchos conciudadanos se gozan y se alegran del mal que padece un hermano suyo, y parece una idea macabra gozar con el sufrimiento ajeno y mas de su congénere.

En otro orden de idea, veo que están especulando con los productos de primera necesidad, como puede ser posible que un cartón de huevos que cuesta normal $RD150.00 pesos y hoy lo esten vendiendo en $RD 250.00 pesos, es eso un abuso y creo que lo que deben es flexibilizar los costos de los productos de primera necesidad.

Sin embargo, en los Estados Unidos nadie se atreve a especular porque puede ser sancionado drásticamente.

Señores flexibilicemos los costos, muchos no tienen ni para comprarse un pan en estos momentos y elevan de costo los alimentos.

Rafael Fernández
Periodista y abogado.