Científicos logran crear piel artificial que es capaz de reaccionar al dolor

0
356
Piel artificial que puede sentir dolor como si fuera real y es capaz de detectar cambios de presión, calor o frío.

Diario Digital Dominicano, por Iván Almánzar, 05 de septiembre 2020, Santo Domingo DN.- Un grupo de investigadores de la Universidad RMIT en Melbourne (Australia) han logrado crear una piel artificial que es capaz de reaccionar al dolor como la piel humana real, pensándolo con el objetivo de mejorar las prótesis e incluso los injertos de piel.

El objetivo de este avance tecnológico es mejorar las prótesis, e inventar algún tipo de alternativa valiosa a los injertos de piel.

Esta piel es capaz de imitar las vías nerviosas que conectan los receptores de la piel con el cerebro para replicar la respuesta de retroalimentación rápida que tiene el cuerpo humano.

En el comunicado sobre el avance afirman que “la piel es el órgano sensorial más grande de nuestro cuerpo, con características complejas diseñadas para enviar señales de advertencia cuando algo duele”. Añade en que “estamos sintiendo cosas todo el tiempo a través de la piel, pero nuestra respuesta al dolor solo se activa en cierto punto, como cuando tocamos algo demasiado caliente o demasiado afilado.

Ninguna tecnología electrónica ha sido capaz de imitar de manera realista esa sensación de dolor tan humana, hasta ahora”. Este primer prototipo de piel artificial presentada es capaz de detectar cambios de presión, calor o frío.

Afirman que este avance es “un paso fundamental en el futuro desarrollo de los sofisticados sistemas de retroalimentación que necesitamos para ofrecer prótesis y robótica verdaderamente inteligentes”.

También han presentado distintos prototipos como una piel en forma de un material estirable aún más delgado que puede responder a los cambios de temperatura y presión, y también a un tercer prototipo que es una capa 1000 veces más fina que un cabello humano y que puede también reaccionar a los cambios de calor.

De esta manera, esta nueva piel artificial es capaz de reconocer la diferencia entre tocar suavemente un alfiler con el dedo o clavártelo accidentalmente con él.