Diario Digital Dominicano, por Geisha C. Terrero, 29 de julio 2020, Santo Domingo DN.-El Ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, anunció que la próxima semana las autoridades sanitarias estarán realizado más de 6,000 pruebas PCR diarias, como parte de las medidas que se están aplicando para paliar el rebrote de COVID-19 que afecta al país.

«Aunque hemos alcanzado más de 4,000 pruebas diarias, se está avanzando en la adquisición de maquinarias y reactivos para seguir ampliando esta cantidad y la próxima semana podremos llegar a más de 6,000 pruebas cada día», dijo el funcionario en una intervención televisada.

Igualmente, continuó, «hemos ampliado nuestra capacidad de hacer pruebas rápidas hasta el punto de que, a partir del próximo jueves, se estarían realizando cerca de 5,000 pruebas rápidas diarias en todo el país.»

Requisito: una receta médica Montalvo también anunció que aquellas personas que tengan una receta médica podrán someterse a una prueba de manera gratuita en diversos hospitales del país.

En el Gran Santo Domingo, en los hospitales Santo Socorro, Marcelino Vélez, Darío Contreras, Los Girasoles, Ramón de Lara, Hospital Central Militar y Hospital de la Policía y en San Pedro de Macorís en el hospital Oliver Pino.

En San Cristóbal en el Rafael A. Mañón y en el hospital de Villa Altagracia; en Santiago en el hospital Estrella Ureña, en el Toribio Bencosme de Moca y en el Morillo King de La Vega, y en el sur del país, en el hospital Taiwan de Azua y Alejandro Cabral en San Juan de la Maguana.

En los puntos de toma de muestra se estarán haciendo tanto pruebas de anticuerpos como pruebas de PCR, determinando el personal sanitario a cargo de su realización, cual es la más apropiada en función de las circunstancias de cada paciente.

Gobierno no escatima esfuerzos Moltalvo, que destacó la situación de la República Dominicana con respecto a otros países de la región, tanto en tasa de mortalidad como de letalidad, afirmó que «el gobierno en ningún momento ha escatimado esfuerzos por incrementar el número de pruebas» pero se ha visto «limitado» por la escasez en el mercado internacional de pruebas PCR.

EL Gobierno también trabaja en un aumento de la capacidad hospitalaria con la incorporación de más de 500 camas hospitalarias, incluyendo 185 camas UCI y, en esta semana, van a incorporar un total de 62 nuevas camas de unidades de cuidados intensivos (36 en la Ciudad Sanitaria Luis Eduardo Aybar, en Santo Domingo; 17 en el Hospital Estrella Ureña, Santiago y nueve en el Ricardo Limardo de Puerto Plata.)

Prorroga de coberturas hasta el 31 de agosto El ministro anunció, además, un nuevo convenido entre la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales y la Administradora de Riesgos de Salud y la Asociación Nacional de Clínicas Privadas para prorrogar hasta el 31 de agosto las coberturas para los afiliados afectados por el coronavirus que necesitan atención médica o internamiento en centros de salud.

Igualmente, se ha establecido una prórroga para que durante los meses de julio y agosto se sigan entregando los incentivos salariales correspondientes al personal de salud y de seguridad.

Exigirán prueba PCR a quienes entran al país A todas estas medidas de carácter sanitario se suma la disposición que se aplicará a partir del 30 de julio en el ámbito turístico consistente en exigir una prueba PCR reciente a toda persona que quiera entrar en el país y, de carecer de ella, deberá someterse a un test rápido en las instalaciones aeroportuarias.

República Dominicana abrió el turismo y sus fronteras el 1 de julio pasado como parte de la reapertura de su economía, seriamente sacudida por la pandemia de coronavirus.

El turismo es la principal fuente de divisas del país, con ingresos de más de 7.000 millones de dólares en 2019.

Los contagiados por el coronavirus SARS-CoV-2 en el país ascienden a 64.690, mientras que los fallecidos suman 1.101, después de confirmarse 534 nuevos casos y 18 fallecimientos a causa de la enfermedad de la COVID-19, informó este martes el Ministerio de Salud Pública.

El país se encuentra desde el 20 de julio en un nuevo estado de emergencia por un período de 45 días debido a la reciente evolución epidemiológica de la COVID-19 y, un día después, entró en vigor por 20 días el toque de queda por demarcaciones geográficas atendiendo a su situación sanitaria.