Diario Digital Dominicano, por Pedro René Almonte Mejía, tomado del periódico Hoy, 29 de junio 2020, Santo Domingo DN.-“Quien no conoce su historia está condenado a repetirla”, esa pudiera ser una de las frases con mayor contenido de realidad que uno pudiera escuchar o leer; otra más es que: “Podemos aprender de la historia de los demás”. Para hablar de narcotráfico en Latinoamérica y el mundo, obligatoriamente se debe mencionar a Colombia.

Por los años 70 y 80, las autoridades de la época empezaron a preocuparse cuando los cárteles que lograron mayor preponderancia: el cártel de Cali y el cártel de Medellín, se convirtieron en poderosas corporaciones económicas y sociales; y a la vez comenzaron a tener influencia en la política nacional y también fueron entes de desestabilización social, usando el financiamiento a políticos, el secuestro y el asesinato.

De hecho, el financiero del cártel de Medellín (Pablo Escobar) llegó a ocupar cargos públicos elegido por el voto popular.

Pero en 1979 se firmó el tratado de extradición de nacionales colombianos hacia Estados Unidos, entre Virgilio Barco embajador de Colombia en Washington y el secretario de estado de los Estados Unidos Cyrus Vance.

De modo que, Colombia podía extraditar colombianos a Estados Unidos, pero había que pasar un “pequeño tramite”; la sala penal de la suprema corte debía aprobar dicha extradición, entonces los cárteles movieron sus influencias en el poder político para dejar sin efecto dicho tratado.

Para 1983 el presidente colombiano ( Belisario Betancur) de la época se negó a extraditar nacionales colombianos argumentando “motivos de soberanía” cuando en realidad era la presión que ejercían esas mafias en la política porque eran fuentes de financiamiento y en algunos casos los narcotraficantes eran parte de los partidos políticos… ¿algún parecido con un partido de RD? ; Pero se les fue la mano y ocurrió algo que fue el principio del fin.

El cártel de Medellín asesinó al ministro de justicia de entonces, Rodrigo Lara Bonilla el 30 de abril de 1984. Con el asesinato del candidato a la presidencia de Colombia por el Partido Liberal, Luis Carlos Galán, el presidente para esa época Virgilio Barco, autorizó la extradición de manera administrativa y en septiembre de 1989 extraditó a Oscar Salazar.

En 1990 con la llegada de Cesar Gaviria al poder se abolió la extradición de nacionales colombianos e implantó la política de “sometimiento a la justicia” con lo cual logró que varios narcotraficantes se entregaran a la justicia.

En 1991 la Asamblea Nacional Constituyente elevó a rango constitucional el tema de la extradición y prohibió la entrega de nacionales. Con el proceso 8000 en trámite, en 1995 siendo Ernesto Samper Presidente se desviaron los intereses por el tema de la extradición, debido a que este (el proceso 8000) involucraba al propio Ernesto Samper y mediante unos audios que se divulgaron, donde los narcotraficantes hermanos Rodríguez Orejuela aseguraban que Samper había recibido dinero del narcotráfico para su campaña. Posteriormente Estados Unidos decidió retirarle la visa a Samper.

Este breve recuento de la influencia del narcotráfico en la política de colombiana lo he traído al tapete, no sólo porque el que no conoce su historia está condenado a repetirla, sino porque también podemos aprender mucho de la historia de los demás países y Colombia es un gran ejemplo.

De modo que, estamos a poco menos de tres semanas de las elecciones presidenciales y el partido que todos estos meses se vendió como el “cambio”, entonces le ha empezado a salir la pus que lleva por dentro, según el detective de Estados Unidos Ángel Martínez son un total de 37 narcotraficantes que acompañan, financian y hasta son candidatos del “NarcoCambio”.

Aquí vamos a mencionar a los que la DEA y DNCD han cogido con las “manos en la masa”.

1. Nuris Jones extraditada a los Estados Unidos en diciembre de 2000 acusada de conspiración para distribuir heroína por lo que fue condenada a 2 años de prisión, tras un acuerdo con la fiscalía mediante el cual se declaró culpable, siendo deportada a la República Dominicana el 5 de agosto de 2002”.

2. Warnel Sánchez ex candidato a Senador por el PRM (W la letra mentao).

3. Melvin Martínez (ex candidato a regidor por el PRM.

4. Yamil Abreu Navarro ex coordinador del sur central del PRM, pedido en extradición hace unos días y protegido por el jefe de campaña de Abinader (Roberto Furcal) y así hasta llegar a 37 según el detective Ángel Martínez.

5. Domingo Javier (Mingo).

6.Franklin Romero en agosto de 2000 había sido acusado por la fiscalía de Nueva York de posesión de narcóticos, de conspiración para distribuir narcóticos, de lavado de dinero proveniente del narcotráfico, entre otras acusaciones. Fue detenido y condenado a un año de prisión y mantiene de por vida un record criminal de un delito grave en Estados Unidos”.

7. Rosa Amalia Pilarte López candidata a diputada por el PRM en La Vega, vinculada a una red de narcotrafico y lavado de activos dirigida por su esposo Miguel Arturo López Florencio, de 50 años de edad, citado como el cabecilla de la citada red de lavado de activos producto del narcotráfico y que realizó movilizaciones en el sistema financiero nacional por más de RD$7 mil millones en los últimos años

Rosa Amalia Pilarte López, esposa de Miguel López, se ha establecido durante las pesquisas que realizó transacciones financieras que ascienden a la exagerada suma de $2,593,377,316.00, evidenciándose que también forma parte esencial de la red de lavado de activos proveniente del narcotráfico.

8. José Miguel López Pilarte regidor del Partido Revolucionario Moderno (PRM) acusan de lavado de activo producto del narcotráfico, hijo de la candidata a diputada por el PRM en La Vega, Amalia Pilarte.

Además, fue apresado el padre del edil, Miguel Arturo López, de 50 años de edad, quien, de acuerdo a lo informado por la fiscal titular de este distrito judicial, Clara Luz García Martínez, es el cabecilla de una red de lavado de activos producto del narcotráfico y que realizó movilizaciones en el sistema financiero nacional por más de RD$7 mil millones en los últimos años.

El “NarcoCambio” con todo el descaro del mundo emite una nota diciendo que cada persona es responsable de sus actos. Eso me hace recordar a Ramón Alburquerque cuando dijo: ¡Entren tó coño!.