Iglesia Católica pide evitar desintegración familiar

0
367

Diario Digital Dominicano, por Eduardo Acosta, Santiago de los Caballeros, 5 noviembre 2017.- La Iglesia católica instó a los dominicanos a cambiar el panorama sombrío provocado por tantas preocupaciones, ante la evidente desintegración de la familia, núcleo fundamental de la sociedad. Estas declaraciones fueron hechas por Freddy Antonio de Jesús Bretón Martínez, Arzobispo Metropolitano de Santiago, a propósito de que inicia noviembre, Mes de la Familia.

“El país necesita con urgencia la multiplicación de familias basadas en el amor, el diálogo y la comprensión. Esta pequeña comunidad – la familia-, está siendo amenazada por diversos frentes. Este noviembre 2017 nos convoca a cambiar la situación sombría de tener miles de adolescentes embarazadas, de ver partir violentamente a mujeres asesinadas por sus esposos, dejando en la orfandad a niños que jamás entenderán por qué sus padres terminaron sus días en tragedia”, añade el religioso.
La preocupación se recoge en el editorial del semanario Camino, que en su formato de papel está circulando en toda la nación. En el que además, la voz de la iglesia expone que de los hogares en conflictos es de donde salen los asesinos, los corruptos, violentos, egoístas, malos ciudadanos y otros tipos de personas que fomentan el odio y la división.

“Nuestro país necesita con urgencia la multiplicación de familias basadas en el amor, el diálogo y la comprensión, y gracias a Dios que las encontramos en tantas comunidades, llenando cada espacio de armonía”, clama el texto.

Reconoce, que en estos hogares se respira el oxígeno de la unidad, aunque tengan dificultades y carencias materiales, la alegría de compartir y la satisfacción de caminar por los senderos del bien alivian la ruta que conduce a la felicidad.

La iglesia es de criterio, que hay que arrancar de raíz el machismo que tanto daño ha causado a la sociedad dominicana a través de los años. “Esta cultura alimentada con una crianza distorsionada que comienza en el hogar, dándole supremacía al hombre sobre la mujer, y fomentada con refranes y canciones llenas de insultos y maltratos hacia ellas, debe cambiar”, reflexiona y con ímpetu exige: “que llegó el momento de frenar esta barbarie, dejar atrás estos días grises y trabajar por tener familias sanas para tener un país mejor”.