El martes de Donald Trump y Joe Biden

0
25

Diario Digital Dominicano, por Luis Céspedes Peña, 2 de noviembre 2020, Santo Domingo, República Dominicana.-El mundo tiene su vista puesta en Estados Unidos, la nación más poderosa de la tierra, basada en sus 50 Estados, sus aportes a la economía, a la ciencia, la cultura, los deportes u otros que pueden incidir en el desenvolvimiento de esa gran sociedad.

Una sociedad militarista, pero que a sus ciudadanos les place ese poder, porque también es una industria mundial para la venta y uso de los armamentos más sofisticados. ¡Esa es la Unión Norteamericana!

Para dirigir ese gran poder, los norteamericanos elegirán a su Presidente entre Donald Trump y Joe Biden. El primero republicano y el segundo demócrata.

La única diferencia que hay entre Trump y Biden, es que son de diferentes partidos políticos, porque si los intereses de Estados Unidos son atropellados en otras naciones, no lo piensan dos veces para atacar.

El lema de Estados Unidos es que tiene amigos y enemigos políticos, por lo que en cada caso actúa de acuerdo al momento.

Este martes 3 de Noviembre, los norteamericanos y los nacionalizados extranjeros escogerán al Presidente de la República, como el vicepresidente o legisladores.

Si los votantes eligieran directamente a sus máximas autoridades, Joe Biden tuviera la delantera para ganar las elecciones, pero en Estados Unidos no es así.

En cada Estado, 50 en total, los ciudadanos, incluyendo los partidos políticos, escogen a 538 delegados nacionales, los cuales tienen el nombre de electores o compromisarios, que son los responsables de elegir al Presidente de la República, como a los demás candidatos.

Para que no haya confusión, hay que decir que los 538 ciudadanos o ciudadanas escogidos para elegir a los gobernantes, se reúnen a una asamblea nacional y ahí votan a nombre de todos los norteamericanos.

Hoy, la contienda electoral entre Trump y Biden está cerrada en los grandes Estados, que no llegan a 15 de los 50.

Si recordamos las elecciones pasadas, en los grandes Estados hubo casi un empate entre Trump e Hillary Clinton, pero el primero ya tenía un trabajo hecho en las pequeñas comunidades, lo que le aportó la victoria. Hay comunidades que tienen 3 delegados, pero si se suman 20 Estados son 60 votos nacionales. ¡Como hacía Joaquín Balaguer para ganar las elecciones!

Si Biden no hizo un buen trabajo en los pequeños Estados, podría perder las elecciones de Trump. Es importante que muchos lectores sepan que a un candidato pueden sobrarle millones de votos en un Estado, pero no se le cuentan. Si un Estado, como Carolina del Norte, que tiene 15 delegados, de esa cantidad es que sale el ganador en ese lugar. ¡Los votos sobrantes se quedan ahí!

Cada Estado tiene una cantidad de delegados nacionales, los cuales se comprometen a votar por el Presidente u otros aspirantes, pero eso no quiere decir que éstos no puedan cambiar su postura.

Horas antes de reunirse en la Asamblea Nacional para votar, pueden variar su votación. En las dos elecciones pasadas, los demócratas tenían más simpatizantes, pero perdieron porque la mayoría de los votos de los delegados o electores fueron a favor de los republicanos.

En América Latina, incluyendo a nuestro país, el candidato que tiene un voto más gana las elecciones. En Estados Unidos, Hillary Clinton obtuvo más de cinco millones de votos que Trump y perdió las elecciones pasadas.

A pesar del empate que se observa en las elecciones de Estados Unidos, a Trump le favorece que es el Presidente de la República y puede usar recursos legales que la oposición no puede accesar.

De todas maneras, las elecciones de este martes en Estados Unidos están totalmente vinculadas a los intereses de los dominicanos, que somos una gran colonia en ese país, especialmente en Nueva York.

Para el que le interese saber cuáles son los Estados y la cantidad de delegados que tiene cada uno, le agregamos la lista más abajo.

Muchos son los que dicen que Trump es muy agresivo con los ilegales, pero esa política favorece a los norteamericanos. ¡No favorecemos esa política, pero es la que les gusta a la mayoría de ciudadanos norteamericanos!.