Diario Digital Dominicano, por Marisol Laurenz, 4 de mayo 2020, Santo Domingo DN.-Estados Unidos.-En plena pandemia de coronavirus, una nueva amenaza llega desde fuera y casualmente también desde Asia, una especie invasora que se ha avistado por primera vez en Estados Unidos hace apenas seis meses: los llamados «avispones gigantes», «avispones asiáticos» o «avispas asesinas»

Estas avispas gigantes, cuyo nombre científico es ‘Vespa mandarinia’ se avistaron específicamente en el estado de Washington, según dijeron los científicos.

Desde el pasado mes de noviembre, los apicultores reportaron cientos de abejas muertas, con las cabezas arrancadas, una seria preocupación para Estados Unidos, que en los últimos ha años ha visto decrecer de forma acelerada su población de estos insectos tan vitales para la economía. Un mes después conocieron la causa, cuando se avistó por primera vez un avispón asesino en el estado de Washington.

Tras el primer avistamiento, los científicos deducen que esta especie invasora comenzó a activarse nuevamente en abril, que es cuando las reinas emergen de la hibernación para construir los nidos y formar sus colonias.

¿Cómo son estos avispones gigantes?
Estos insectos, que miden más de dos pulgadas de largo, son las avispas más grandes del mundo y su picadura puede llegar a matar a una persona si es mordida varias veces, dijeron los expertos de la Universidad Estatal de Washington (WSU).

«Es inconfundible», dijo Susan Cobey, criadora de abejas del Departamento de Entomología de la Universidad Estatal de Washington (WSU). «Son como algo sacado de una caricatura de monstruos con esa enorme cara amarillo-naranja», dijo.

«Es un avispón sorprendentemente grande», agregó Todd Murray, entomólogo de WSU Extension y especialista en especies invasoras. «Es un peligro para la salud y, lo que es más importante, un depredador importante de las abejas melíferas».

Cobey, Murray y otros científicos de WSU están preparados para la aparición de esta avispa gigante y trabajan de conjunto con el Departamento de Agricultura del Estado de Washington (WSDA), los apicultores y los ciudadanos para encontrarlo, estudiarlo y ayudar a revertir su propagación.

Los científicos no entienden cómo estos avispones nativos de Asia terminaron en el estado de Washington. Una posibilidad es el transporte internacional, tanto aéreo como marítimo. En algunos casos este tipo de movimientos de especies foráneas se hace de forma deliberada por el hombre, según dijeron los científicos.