«China no ha afectado seguridad RD, ni en el pasado, ni lo hace en el presente, ni lo hará en el futuro»

0
42

Diario Digital Dominicano, por Josefina Almonte, 18 noviembre 2020, Santo Domingo DN, República Dominicana.-La Embajada de la República Popular China aclaró hoy que no ha afectado a la seguridad de la República Dominicana, «ni en el pasado, ni lo hace en el presente, ni lo hará en el futuro».

La entidad diplomática reiteró además que está complacido ver a otros países desarrollar relaciones con el país sobre la base de la igualdad y beneficio mutuo, pero se oponen «firmemente a cualquier interferencia en las relaciones chino-dominicanas».

«La parte china está dispuesta a trabajar con la parte dominicana para desarrollar las relaciones bilaterales sobre la base de respeto mutuo, igualdad y beneficio recíproco, y seguir realizando las cooperaciones bilaterales según los principios de justicia, apertura y trato igualitario. China no hizo daño en el pasado, ni lo hace en el presente ni hará en el futuro, a la seguridad de la República Dominicana» expresó.

Dijo además que la «red limpia» promovida por los EE.UU es una «red sucia» de carácter discriminatorio, exclusivo y politizado, que privará a otros países de su libertad y derecho de elección, y violará la soberanía digital y seguridad informática de otros países.

A su vez, expresó a través de un comunicado que el propósito es mantener su hegemonía tecnológica e intereses económicos.

A continuación el comunicado íntegro de la Embajada de China en el país:

El 17 de noviembre de 2020, durante la visita a la República Dominicana, el Subsecretario de Estado para el Desarrollo Económico, Energía y Medio Ambiente del Departamento de Estado de los EE.UU., Keith Krach, atacó maliciosamente contra el Partido Comunista de China (PCCh) y el Gobierno chino, mencionó a Taiwán como un «estado», pregonó la llamada «red limpia» y lanzó una campaña sucia contra la seguridad de la tecnología informática de China. Nos oponemos firmemente a todas estas afirmaciones.

El PCCh se ha convertido de un partido pequeño con solo docenas de miembros a un partido grande con más de 90 millones de militantes en la actualidad. Este partido, que ha liderado al pueblo chino a conseguir logros reconocidos a nivel mundial, cuenta con el firme apoyo de 1.400 millones de chinos de todos los grupos étnicos. Según una encuesta realizada por la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad Harvard entre 2003 a 2016 en China, más del 93% del pueblo chino valoran positivamente el desempeño del Gobierno central. El PCCh y el Gobierno chino siempre abogan por una política exterior independiente y de paz, e insiste en el camino del desarrollo pacífico y la construcción de una comunidad de un futuro compartido por la humanidad. Todo esto contrasta evidentemente con la parte estadounidense por su vigilancia sobre el mundo, uso excesivo de las fuerzas militares e interferencia frecuente en los asuntos internos de otros países.

La cuestión de Taiwán tiene que ver con los intereses núcleos de China. Hay una sola China en el mundo. Taiwán es una parte inalienable del territorio chino y el Gobierno de la República Popular China es el único Gobierno legítimo de China. Esto es una realidad objetiva y una norma básica de las relaciones internacionales. El «Comunicado sobre el Establecimiento de las Relaciones Diplomáticas entre China y los EE.UU.» publicado en 1979 declaró claramente que los EE.UU. reconocen al Gobierno de la República Popular China como el único Gobierno legítimo de China.

Las leyes chinas han establecido claramente la protección de la seguridad de los datos y la información privada. El Gobierno chino ha implementado estrictamente los principios relevantes de protección de seguridad de datos y no ha exigido ni exigirá a las empresas chinas proporcionar los datos extranjeros en violación de las leyes de otros países.

Los EE.UU. vienen aprovechando sus propias ventajas en tecnología cibernética para llevar a cabo escuchas y vigilancias electrónicas durante largo tiempo, trazando líneas en el desarrollo tecnológico según la ideología, promoviendo la «Guerra Fría Tecnológica» y la discriminación por país, y abusando el poder estatal para reprimir y contener a las empresas chinas de alta tecnología. El propósito es mantener su hegemonía tecnológica e intereses económicos. La «red limpia» promovida por los EE.UU es una «red sucia» de caráctar discriminatorio, exclusivo y politizado, que privará a otros países de su libertad y derecho de elección, y violará la soberanía digital y seguridad informática de otros países.

La parte china reitera que nos complace ver otros países desarrollen relaciones con República Dominicana sobre la base de la igualdad y beneficio mutuo, pero nos oponemos firmemente a cualquier interferencia en las relaciones chino-dominicanas.

Hemos notado la declaración de la parte dominicana de dar todo el apoyo a la inversión china. La parte china está dispuesta a trabajar con la parte dominicana para desarrollar las relaciones bilaterales sobre la base de respeto mutuo, igualdad y beneficio recíproco, y seguir realizando las cooperaciones bilaterales según los principios de justicia, apertura y trato igualitario. China no hizo daño en el pasado, ni lo hace en el presente ni hará en el futuro, a la seguridad de la República Dominicana.