208 venezolanos emigran cada hora

0
30

Diario Digital Dominicano, por Martha Brito, 8 de diciembre, 2018, Santo Domingo DN.-La crisis regional de inmigrantes sólo se detendrá cuando haya un cambio de gobierno en Venezuela, opinó en una entrevista periodística el coordinador de la OEA para refugiados venezolanos, David Smolansky. De lo contrario, dijo, el número de migrantes podría llegar a 5 millones.

El coordinador del Grupo de Trabajo de la OEA para los migrantes y refugiados venezolanos, David Smolansky, aseguró durante una entrevista con la Voz de América, que la solución para la crisis regional por el éxodo de venezolanos pasa primero por un cambio de gobierno en el país sudamericano.

El exalcalde de El Hatillo, destituido y perseguido por el gobierno del presidente Nicolás Maduro, trabaja en la recaudación de datos para la publicación de un informe del organismo internacional en 2019 sobre la situación de los venezolanos refugiados.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) más de tres millones de venezolanos han emigrado en los últimos años para escapar de la crisis en el país petrolero, aunque el gobierno sostiene que los inmigrantes comienzan a regresar al país a través de un programa estatal que facilita el traslado.

A continuación la entrevista con David Smolansky.

VOA: ¿Qué le han dicho los inmigrantes venezolanos?

Smolansky: Como venezolano, puedo decirte que es lo más dantesco que he visto en mi vida. Son 5 mil venezolanos que se están yendo todos los días, eso es equivalente a 208 venezolanos cada hora. Te encuentras con personas de la tercera edad, niños, adolescentes. Lo más duro es ver a las familias separadas, porque no se ven juntas. Vi por ejemplo a una profesora que tenia doctorado en educación, pero ella hacía más dinero barriendo en el terminal de autobuses donde se van los venezolanos hacia otros países de Sudamérica, que dando clases en el estado Táchira. Esa es una de tantas anécdotas en mis seis visitas a la frontera.

Vea: “En BUSca de la esperanza”, el especial de la VOA sobre los inmigrantes venezolanos

VOA: ¿Cómo va la recolección de fondos para atender la crisis?

Smolansky: Nosotros estamos enfocados en un informe que se va a publicar en los primeros meses de 2019, donde queremos reflejar tres importantes temas: el primero es evidenciar las razones por las que los venezolanos se están yendo en contra de su voluntad: el segundo, describir la situación de los migrantes venezolanos en los países receptores; y en tercer lugar una serie de recomendaciones para los gobiernos de los países receptores, donde se pueda lograr un acuerdo en el Consejo Permanente para implementar políticas que mejoren la situación de los migrantes venezolanos. Con el tema de recursos, son otros entes que los están manejando.

VOA: Y todo parece indicar que en 2019 este éxodo va a continuar…

Smolansky: La crisis de migrantes y refugiados se va a prolongar mientras se prolongue la dictadura en Venezuela. La mejor solución es que en Venezuela se restaure la democracia. Si eso se logra, no solamente se va a frenar este éxodo sino que también habrá un incentivo para que millones de venezolanos que hoy están en Ecuador, Colombia, Chile, Argentina, Perú, hasta en países del Caribe puedan regresar.

VOA: Hablando de eso, el gobierno del presidente Nicolás Maduro ha asegurado que más de 10 mil venezolanos han regresado con el plan “De vuelta a la Patria”. ¿Ustedes lo han constatado?

Smolansky: ​La verdad es que eso forma parte de las políticas que ha diseñado el régimen para dividir. Si fuese cierto, que yo lo pongo en duda, eso es lo que se van en dos días.

VOA: ¿Existe liderazgo de la oposición en Venezuela?

Smolansky: Creo que lo más importante que hoy tiene la oposición es una institución que fue electa por una abrumadora mayoría hace tres años que es la Asamblea Nacional.

VOA: Pero, ¿qué poder tiene la Asamblea Nacional?

Smolansky: Tiene el poder de la legitimidad, y eso ya es suficiente porque demuestra quién es mayoría en el país, y además de eso tiene el apoyo de la comunidad internacional. Pero además te agrego que cuando se habla de la oposición en Venezuela, se habla de una oposición que el régimen ha desmembrado, que sus principales líderes están presos, inhabilitados, no pueden salir del país o estamos desterrados o exiliados.

VOA: ¿Y cómo puede hablarse de un cambio político si no existen las condiciones y el liderazgo de la oposición?

Smolansky: El liderazgo está y está haciendo unos esfuerzos sobre humanos. Esto es algo de lo que a muchos no les gusta hablar, pero yo cada vez que puedo lo digo: la Fuerza Armada Nacional (FAN). Venezuela tiene dos mil generales, eso es más que toda la OTAN, esos son los que protegen hoy a Nicolás Maduro, muchos de ellos están presuntamente involucrados a actividades ilícitas muy delicadas. Si bien es cierto que son muchos generales, ellos no son la mayoría de la FAN. Los rangos medios y bajos están padeciendo los mismos problemas que está padeciendo cualquier venezolano. En el último año han habido cinco movimientos policiales y militares que han sido desmantelados por el régimen, y casi el 50 % de los presos políticos son militares. Lo que quiero decir es que en la FAN hay descontento y que si logran articularse para defender la Constitución, yo estoy convencido que la transición en Venezuela comenzaría y los días de Maduro estarían contados.

VOA: ¿Cómo califica el año 2018?

Smolansky: El año 2018 es el año que se va a recordar como el añ​o de los migrantes y refugiados. Como el año en el que los venezolanos tuvieron que huir desesperadamente para poder sobrevivir, en el que tuvieron que separarse de sus familias para poder comer. Este es el año en el que los venezolanos lamentablemente pasamos a ser refugiados, como si hubiésemos estado en una guerra.

¿Y 2019?

Espero que el año 2019 sea el año en el que recuperamos nuestra democracia y libertad. Que podamos reencontrarnos con nuestras familias, que volvamos a nuestra tierra. Que empecemos a generar las condiciones para llevar a Venezuela hacia el desarrollo y que sea el año del fin de la dictadura.