Muere empresario al caer de torre en Piantini: PN presume se trató de suicidio

0
649

Diario Digital Dominicano, por Cristina Jimenez, 20 de abril 2019, Santo Domingo DN.-Un gerente general de una cadena de restaurante en el país murió al caer de un octavo piso de un edificio ubicado en el sector Piantini, en el Distrito Nacional. La autoridades presumen que podría tratarse de un suicidio.

Al dar a conocer la información, la Policía Nacional dijo que Joaquín Miguel Perea Jr. falleció por los “golpes severos” que recibió. Igualmente, informó que investiga las circunstancias en que ocurrió el hecho.

Perea Jr., de 52 años, era de nacionalidad cubano-americana y su cuerpo fue encontrado en el techo de un almacén, ubicado en la citada dirección.

No obstante, la entidad no revela el nombre de la cadena de restaurantes propiedad del occiso

El hallazgo del cuerpo se produjo el jueves 18 de abril alrededor de las 4:45 de la tarde, según datos suministrados por la entidad en una nota de prensa que indica que “hasta el momento, los hechos apuntan hacia un aparente suicidio del gerente empresarial”, pero los investigadores esperan los resultados del examen forense.

La Policía explica que hallaron el cadáver del fallecido luego de que su esposa (residente en Estados Unidos), extrañada porque su compañero no le contestaba las llamadas y mensajes de texto, pidió a una persona que acudiera al apartamento donde residía y que al hacerlo y no obtener respuesta ordenó romper la puerta.

Agrega la nota, que la persona enviada por la señora en compañía de un agente de seguridad encontró una pequeña oficina donde había una ventana abierta y un mueble en el medio.

“Al encontrarse extraño ese escenario, el declarante y el vigilante se asomaron por la ventana, desde la cual pudieron visualizar en el vacío el cuerpo del señor Joaquín Miguel tirado en las condiciones antes descritas”, detalla.

La Policía dijo que “de ese modo fue que fue llamada, al igual que personal del Sistema Nacional de Atención a Emergencias 9-1-1, para levantar el cuerpo del fenecido”.

En la nota no se ofrecen los nombres de la esposa del fallecido ni de la persona que alegadamente ella envió a requisar el apartamento. Tampoco el nombre del vigilante.