Diario Digital Dominicano, por Josefina Almonte, 31 de agosto 2020, Santo Domingo DN., República Dominicana.-Guido Gómez Mazara critica que Luis Abinader entregue altas cuotas de poder a inversionistas de la política

El dirigente político alertó sobre la construcción de ciertos liderazgos auspiciados por los grupos corporativos con la finalidad de controlar el poder y ponerlo al servicio de sus intereses.

“Conseguida su cuota en el gobierno, no es un secreto el interés en perfilar a futuro los aspirantes o proyectos cercanos a la naturaleza empresarial. la fuerza del dinero impone opciones con destrezas y recursos para desdibujar del espectro social y político, todo lo que se asocie al pueblo”, sostiene el doctor Gómez Mazara en el citado artículo.

Agregó que lo más preocupante el daño que le hace esa práctica al ejercicio de la actividad política, que sustituye el liderazgo forjado en base al trabajo social, para relegarlo a un segundo plano por que cuenta con el padrinazgo de grandes grupos económicos.

ARTICULO COMPLETO DEL DOCTOR GUIDO GÓMEZ MAZARA

La búsqueda del poder implica pactos, entendimientos y aproximaciones, regularmente construidas bajo la lógica de sumar para ganar, la dosis de ingenuidad de los activistas adquiere categoría de espanto porque no están al tanto de los niveles de elasticidad y pragmatismo de los aspirantes.

Para ampliar todo el circuito de simpatías, entran en niveles de entendimiento con grupos económicos, empresarios e inversionistas que se hacen esenciales por la cantidad de recursos aportados, y con el riesgo de ser retribuidos, en el marco de colocar piezas o representantes de su tinglado para que las políticas públicas a implementar preserven sus intereses o amplíen sus ventajas en su relación con el Estado.

La metamorfosis experimentada en el seno de determinados segmentos empresariales pasó de su postura oculta al ejercicio cuasi público en el ámbito de la política, el hecho de que los niveles de acumulación durante los gobiernos del PLD provocaron un “no necesitar sus recursos” estableció las bases para movilizarse en la dirección de una derrota electoral, anhelada por la mayoría del país, pero oportunidad de oro para una recomposición de su agenda.

Los vientos del cambio necesitaron del empuje de sectores históricamente adversos a la raíz partidaria de la fuerza electoral ganadora, y de paso, en el marco de la coincidencia táctica, la retórica de lo ético y adecentamiento de la vida nacional colocó en los rieles del militantismo ciudadano a sectores que se sienten con mucha autoridad por los resultados del 5 de julio y con legitimidad de reiterar los cuestionamientos a la gestión inaugurada el pasado 16 de agosto.

Conseguida su cuota en el gobierno, no es un secreto el interés en perfilar a futuro los aspirantes o proyectos cercanos a la naturaleza empresarial.

Losos pueblos poseen una intuición singular capaz de interpretar cuando la fuerza del dinero impone opciones con destrezas y recursos para desdibujar del espectro social y político, todo lo que se asocie al pueblo.

La lección que no se asimila correctamente porque en los últimos años, los inversionistas políticos retribuidos en el tren administrativo, terminada su gestión, enfrentan procesos penales y un daño a su reputación sin precedentes.

Resulta entendible que los promotores de la inversión en la política aparezcan en los gabinetes, intenten controlar los partidos y pretendan orquestar un proyecto político delineado por sus criterios.

Su llegada a la administración pública no coincide con la vocación de servicio propia de la concepción clásica respecto de la actividad política, provocando una de las fatalidades y sello aberrante en los últimos años: el carácter corporativo de la gestión gubernamental.

El afán por estructurar una clase dirigente químicamente afín con los sectores hegemónicos data desde el mismo proceso de fundación de la nación.

Los mandatarios nuestros, salvo reconocidas excepciones, tienen un origen humilde o rural, caen en la trampa de interpretar incorrectamente la condición presidencial con la de ingresar al club “de los de primera” porque en el trayecto del ejercicio oficial, sus decisiones lo acercan y aproximan a clanes tutelares que necesitan del gobierno sin importar el que lo detenta.

Cuando la gracia del poder concluye, los halagos encuentran un nuevo destinatario que sufrirá las mismas consecuencias al final de su mandato si no sabe distinguir con inteligencia el sonido de los áulicos de las reflexiones incómodas que provoca la crítica responsable.