Condenan a 30 años de prisión hombre que mató su hijastra

0
17

Diario Digital Dominicano, por Rolando Vasquez, 15 de septiembre, 2018, Santo Domingo DN.-El Tribunal Colegiado de Sánchez Ramírez condenó a 30 años de prisión en contra de un hombre que fue hallado culpable de haberle quitado la vida a su hijastra, en un hecho ocurrido el pasado año en el municipio de Fantino.

Alberto Antonio Sánchez Reynoso, alias John, fue sentenciado por la muerte de su hijastra Dioskairy Gómez Ovalles, disponiendo el cumplimiento de la condena en la cárcel La Victoria, en Santo Domingo Norte.

Los jueces Ramón Emilio Peña, Bolívar Reynoso y Narciso de Jesús Acosta adoptaron la decisión luego que acogieran las diferentes pruebas presentadas por los fiscales litigantes Ruth Adelaida María Castillo y Rolando Antonio Vásquez, las cuales fueron recolectadas en el transcurso de la investigación que estuvo a cargo del fiscal Yoneivy González Mueses.

Se recuerda que el 30 de agosto del pasado año el cuerpo de la joven Dioskairy Gómez Ovalles, de 17 años de edad, fue encontrado con quemaduras en parte de su rostro, en el sector de La Ceniza, en Sierra Prieta, del municipio de Fantino, un lamentable hecho que conmovió y causó gran pesar a toda la comunidad de la zona y al país.

La información establece que durante el juicio fue presentado un video que muestra al condenado entrar a una ferretería de esa zona, de donde luego sale con una botella en las manos que contenía un líquido, el cual utilizó minutos después para quemar viva a la víctima.

Durante el juicio también fueron presentadas otras pruebas que daban cuenta de que la adolescente el día que la asesinaron le comunicó a dos de sus amigos que ella se encontraba con su padrastro John, quien le conseguiría un trabajo en Fantino.

El Ministerio Público ponderó la sentencia impuesta y destacó los esfuerzos realizados para procurar y lograr la imposición de la pena máxima en contra del acusado del crimen, que fue sentenciado por la violación de los artículos 295, 297, 297, 298, 302-2 y 330 del Código Penal Dominicano.