Para el Señor Andres L. Mateo. Entre panfleto y novelas

Diario Digital Dominicano, por Luis Medrano, 25 marzo, 2018, Santo Domingo DN.-La forma despectiva, cargada de una pulcritud que el no tiene ni ha tenido nunca, es una muestra de las poses en la que su refajo se muestra como el cielo cargado de turbulencias, deja entre la bruma un punto muy claro y evidente de sus muchas frustraciones y complejos de un ego de supuesta superioridad intelectual que deja mucho de que hablar al derrochar estiercol permisivo, lesivo y hasta se presenta con odio, rencor y envidia.

Los grandes escritores, intelectuales o poetas que se han consagrado por su compromisos con las palabras como arma a tomar en contra de los abusos a los derechos de las grandes mayorías, de los excluidos sociales o exigiendo gobiernos y políticos honestos no han sido atrapa chalés, ni escriben por petición, ni encargo, mucho menos pasan a ser analista políticos a sueldo que desde una tribuna televisiva, radial o periodística quieren imponer líneas bajadas por sus jefes políticos o empresarial.

El Señor Mateo abusó, irrespetó y paso la raya de los derechos, de la prudencia para convertirse en un imprudente déspota, las palabras tienen muchos sentidos, pasan a ser un aviso, una denuncia y verdades dichas a alta voces, el señor Mateo, el cual es un mulato refinado entre los vinos de los encuentros sociales, de los finos quesos y el aire acondicionado compartiendo con la socialite, esa élite política y comercial de todas las calañas lo cual no le crítico, como tampoco le crítico que en la silla que se sienta en la tribuna televisa desde la cual mantiene una persecución a todo lo que huela estar del lado del PLD o del gobierno, pudo haber sido comprada junto a su privilegiado sueldo con los anuncios que salen en el mismo televisor del que habla sandeces de ese gobierno y su presidente, ese que el tanto crítica o quizás por algún patrón explotador, ya que el no tiene entre las piernas lo que se necesita para denunciar o criticar, eso es doble moral.

No me imagino traicionando sus convicciones y acciones al hacer uso de sus derechos al buen uso de la libertad de expresión o democracia a un Pablo Neruda, a Machado, Gabriel Garcia Marquez, Rafael Alberti, Lorca, Alfonsina Storni, Salomé Ureña de Henriquez, Pedro Mir, Atahualpa Yupanqui, a Don Juan Bosch , Benedetti, Octavio Paz, José Marti, a los cuales el no le carga la maleta ni se la cargará nunca, porque esos si fueron exponentes del respeto por encima de sus condiciones excepcionales de intelectuales.

Perdió el Sr Mateo el sentido de la interpretación de la sátira política, de la actuación al hablar de denuncias, de los chistes buenos y el chiste malo, claro que el se hace el pendejo, el sabe y conoce muy bien que los compromisos sociales de Sergio Vargas no son palabras como las de el Sr Mateo que se vende como un posible defensor de la ética, lo de Sergio son hechos que están a vista de este país que lo ha visto crecer y expresarse con libertad, lo del Sr escritor son eso, solo palabras comprometidas con el proletariado, el Sr Mateo es un tiburón que busca su presa en la orilla ya que le teme al mar adentro.

Quizás algún gobierno lo mande de Embajador o agregado cultural a París, Chile, Madrid, Buenos Aires o Uruguay, le hace falta un baño de derechos, de respeto, de cultura intelectual, de visión de desarrollo moral como el que profesa desde una silla sucia de pus, por eso lo respeto como panfletero.