Muertes maternas son por mala atención en hospitales públicos

0
67

Diario Digital Dominicano, por Raul Medina, 14 marzo, 2018, Santo Domingo DN.-Un nuevo análisis sobre la mortalidad materna en el país vuelve a evidenciar que esas muertes se relacionan con la calidad de los servicios que reciben las pacientes en los centros asistenciales, especialmente los públicos.

En el estudio se analizan las causas de seis muertes maternas: Josefina, Estela, Amelia, Susana, Miriam y Teresa, ocurridas en un hospital de segundo nivel entre los años 2013-2014.

Las dos últimas murieron pos aborto y cinco de los casos se califican de muertes maternas directas, partiendo de que recibieron entre dos y cuatro consultas prenatales y que en casi todos los casos las mujeres permanecieron ingresadas por varios días en el hospital.

“Análisis de género en la mortalidad materna de República Dominicana” es el título del análisis de la investigadora Sheila Báez, médico sonografista, que lo hizo con el auspicio del Ministerio de Salud Pública, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y el Centro de Estudio de Género del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC).

Los principales hallazgos de la investigación están divididos en tres categorías: la calidad de los servicios de atención a las gestantes en el hospital, las percepciones y prácticas de mujeres y hombres en torno a la maternidad y la paternidad, así como la salud sexual y reproductiva y en un análisis cualitativo de los seis casos.

“Se pudo comprobar que el seguimiento a las gestantes, durante el proceso de labor de parto es insuficiente y muchas veces inadecuado, lo cual impide identificar oportunamente situaciones de riesgo que comprometan la vida de las mujeres”, dice la investigadora.

Concluye que de los seis casos analizados por el Comité de Mortalidad Materna del hospital donde se produjeron las defunciones se estableció como evitables las muertes de solo tres de las madres, y únicamente en dos de los casos asumió responsabilidad por los fallecimientos.

“Lo anterior es un reflejo de las desigualdades de género en el sistema de salud y, por tanto, de la forma en que se entregan los servicios y las atenciones de salud “, comenta Báez.

La investigación destaca cinco elementos fundamentales del análisis de género a todos los casos de las muertes estudiadas. El primero dice que en todos los casos de evidenció un fuerte sentido de deshumanización del personal de salud a cargo de la atención hospitalaria, manifestadas en descuido y desinterés sobre la vida de la parturienta.

Otro aspecto es maltrato a las embarazadas, tanto en la labor de parto o pos aborto, lo que se evidencia en manifestaciones de agresión verbal, reproches amenazas o calificativos y negligencia, por parte del personal de salud. También demuestran fallos en los protocolos de atenciones de salud materna y en los programa s preventivos de planificación familiar.

Un cuarto elemento que señala el informe es que en todos los casos se evidenció la evasión de responsabilidades en torno al proceso antes, durante y posterior al parto, así como irresponsabilidad paterna presente antes y después de los fallecimientos.

Precariedad laboral y el limitado acceso al sistema de seguridad social es otra de las evidencias del estudio que dificulta el acceso a la atención en salud.

Ante la situación recomiendan a las autoridades de Salud desarrollar procesos de sensibilización y capacitación al personal médico en todos los niveles de atención.

“Estas fallas se hacen aún más evidentes, tomando en consideración que todas las mujeres tenían historial clínico, historia reproductiva o condiciones premórbidas que exigían una atención o seguimiento especial”, Sheila Báez

La investigación describe el historial clínico de las mujeres que evidencian que hubo falla en la atención y seguimiento médico.

Miriam: Tuvo seis partos y un aborto previo.

Josefina: Era hipertensa crónica, gestante añosa, a la que se le indujo la labor de parto.

Estela: En su embarazo presentó varios episodios de sangrado transvaginal, con anemia subsecuente. Víctima de violencia de género.

Amelia: Con antecedentes de hipertensión del embarazo.

Susana: VIH positivo y anemia. Su condición serológica no fue detectada durante el control prenatal, ni en el momento del parto.

Teresa: Había hecho varios eventos infecciosos de vías urinaria y tenía varios abortos previos.