En defensa de Euclides

0
13

Diario Digital Dominicano, Santo Domingo DN, 26 enero 2018.-Nunca comulgaré con los prejuicios: Anticipo que no soy simpatizante del Dr. Euclides Gutiérrez Feliz; mucho menos de su partido PLD.

Sin embargo, me vale un bledo el criterio que se tenga del doctor Gutiérrez Feliz. Tampoco soy la más indicada para sentarlo en un banquillo.

Sin más palabrerías quiero decir y afirmar aquí que el merito intelectual del Dr. Gutiérrez es incuestionable.

Con sus defectos y virtudes yo lo considero uno de los hombres más lucidos de la historia contemporánea dominicana. Digo esto porque he leído casi todos sus libros; he oído más de 30 conferencias del Dr. Gutiérrez, a quien considero Memoria viviente de la nación dominicana.

Abogado de profesión; hombre de letras; académico; catedrático y pionero del periodismo hablado y escrito.

La mezquindad siempre termina en el mismo estuario de la hipocresía. Solo aquellos pecaminosamente prejuiciados; aquellos sietemesinos que reniegan reconocer el talento ajeno, lanzan sus petarlos cuando el hombre hace lo que juicio de otros es un pecado.

De Euclides Gutiérrez Feliz nos quedará lo más imperecedero de su octogenaria estadia: su legado bibliográfico que edifica el pensamiento histórico de la nación.

¿Qué tiene de negativo que un hombre de su edad enaltezca a una mujer mucho más joven?

El gran escritor ruso León Tolstoi, alma del pueblo ruso murió congelado los 90 años cuando seguía tras los pasos de una joven de apenas 16.

¿Que nos ha quedado de Tolstoi? Sus obras magistrales: “Guerra y paz”; “Ana Karenina”.

El que este libre de pecado que arroje la primera piedra. Mis manos hace mucho que están tan llenas que tengo el infierno al doblar la esquina.

Por Sara Perez, periodista.