Diputada del PRM defiende la prostitución

0
43

Diario Digital Dominicano, por Eduardo Acosta, 22 febrero 2018, Santo Domingo DN.-La diputada del Partido Revolucionario Moderno (PRM) Jacqueline Montero, calificó como una muestra de discriminación y violación de los derechos humanos el apresamiento de decenas de trabajadoras sexuales que ejercían el oficio en los alrededores de la Basílica Nuestra Señora de la Altagracia en Higüey, provincia La Altagracia.

“En la República Dominicana no existe una ley que prohíba el trabajo sexual, por lo tanto, ese apresamiento resultó ilegal”, afirmó en una nota de prensa la legisladora por la provincia San Cristóbal.

Montero, quien también es directora del Movimiento de Mujeres Unidas (Modemu) -ONG que trabaja en el empoderamiento de dicha población- también comentó que “es natural el hecho de que las trabajadoras sexuales escojan esa área para ofrecer sus servicios sexuales, debido a que es una zona ampliamente transitada”.

Asimismo, Montero denunció que en vez de colocarlas en una situación de mucho más vulnerabilidad, el Estado y la Alcaldía de Higüey deberían crear más fuentes de empleos para que las trabajadoras sexuales tengan otras opciones en la vida.

“La mayoría de las compañeras que realizan el trabajo sexual son madres solteras que deben mantener solas a sus hijos y a las cuales se les hace difícil conseguir empleos por la discriminación que experimentan en el día a día. El Estado debe garantizarle sus derechos en vez de maltratarlas”, adujo.