Blanquea tu ropa quitando las manchas sin cloro con estos trucos sencillos.

0
21

¡Me encanta la ropa blanca! Si te encanta la ropa blanca tanto como a mi sabrás que mantenerla tan blanca como cuando la compramos es casi improbable.

Que todo el tiempo estamos buscando de qué forma y con qué producto lavar nuestra ropa blanca para que quede perfecta como el primer día. Porque la ropa blanca siempre luce y a todo el mundo le encanta. No sólo repele los rayos del sol y es siempre una prenda fresca para usar en días calurosos, sino que el blanco combina con todo lo que desees ponerte.

A la hora de querer estar bien vestida el blanco no tiene precio. Es elegante, es fresco y es indudablemente algo que todas queremos utilizar: Una prenda de color blanco. Pero como decíamos al principio, el principal conflicto que se presenta con la ropa blanca es que con el uso y el tiempo por mucho que la cuidemos, empieza a tomar un color tiza o marfil que velozmente se nota.

¿QUIERES QUE TE CUENTE ALGUNOS MÉTODOS PARA VOLVER A TENER TU ROPA BLANCA BIEN BLANCA?

Toma nota de estas habilidades caseras que hemos recopilado preguntando y consultando a nuestras abuelas que de estas cosas siempre conocen mucho. Todo lo que necesitas son unos pocos ingredientes económicos y simples de encontrar.

JUGO DE LIMÓN Y SAL:

El jugo de limón posee la particularidad de blanquear la ropa y eliminar manchas amarillas que va abandonando el sudor y el uso de desodorantes corporales.

Reúne los siguientes ingredientes: 2 litros de agua. Jugo de 2 limones. 125 g de sal. Jabón neutro, cantidad necesaria. Preparación: En un envase en el que quepa la ropa que vas a blanquear, coloca el agua que adelantadamente tu billete que haber envidiado más el jugo de los limones, la sal y el jabón. Mezcla bien. Ubica las prendas de manera tal que el agua las cubra por completo y deja actuar esta solución por una hora aproximadamente. Retira las prendas, enjuaga con exuberante agua y seca al sol directo.

BICARBONATO DE SODIO:

El bicarbonato de sodio asimismo puede hacer maravillas por tu ropa blanca. Sólo necesitarás estos simples ingredientes: 3 cucharaditas de bicarbonato de sodio. 2 litros de agua. Jabón en polvo, cantidad necesaria. Preparación: Realiza el mismo método anterior mezclando los ingredientes y cubriendo las prendas con esta elaboración. Deja actuar durante 20 minutos y luego, enjuaga con regularidad.

VINAGRE DE MANZANA:

Este es otro viejo truco que usaban nuestras abuelas, ya que el vinagre es ideal para quitar manchas y eliminar malos olores. En este caso lo usaremos como blanqueador de ropa. El único ingrediente es el vinagre. Sólo requerirás la cantidad necesaria para cubrir la mancha a eliminar. Preparación: Coloca el vinagre en la prenda manchada y deja ejercer por 15 minutos. Enjuaga con abundante agua o lava normalmente, puesto que el vinagre tiene un olor penetrante que es obligatorio retirar.

AGUA OXIGENADA Y AMONÍACO:

Esta es una mezcla muy poderosa y bastante fuerte que no todas las telas resisten. Si se trata de una prenda delicada, es destacado desechar este método, pero si se trata de una tela dura que crees que puede aguantar el uso del amoníaco, entonces es una buena opción.

Procede de la siguiente manera, con estos componentes: 1 litro de agua. 5 gotas de amoníaco. 100 ml de agua oxigenada. Preparación: Ubica en un recipiente todos los ingredientes y mezcla bien. Agrega la prenda que quieras blanquear y deja actuar por media hora. Finalmente, enjuaga corrientemente y seca al sol.

LECHE:

El último componente que pudiéramos imaginar para limpiar la ropa, es ideal para quitar manchas de percudido. Usa cantidad necesaria de leche como para cubrir la mancha. Preparación: En un recipiente ubica la prenda a limpiar y agrega tanta leche fría como sea necesaria para cubrirla. Deja en reposo por 1 hora y por último lava con normalidad. ¡Increíble cambio!